Utilizamos unos 9 productos cosméticos al día, muchos de ellos con sustancias peligrosas que penetran en el cuerpo y pueden causar daños a la salud a largo plazo. Un estudio realizado por la Universidad de California, Berkeley y la Clínica Salud del Valle Salinas, publicada en marzo en la revista Environmental Health Perspectives, muestra que tras sólo tres días utilizando productos de higiene libres de estos tóxicos, la contaminación de nuestro cuerpo se reduce drásticamente.

Champús, geles de baño, desodorantes, dentífricos, cremas corporales, colonias o maquillaje forman parte de nuestra rutina de higiene diaria. Estos productos de cuidado personal se fabrican con unas 10.500 sustancias químicas diferentes, algunas de las cuales son contaminantes hormonales o disruptores endocrinos, que impiden el correcto funcionamiento de nuestras hormonas.

Los principales disruptores endocrinos utilizados por la industria cosmética son los ftalatos, los parabenos, el triclosán y compuestos de Aluminio.

Los ftaltos se utilizan en la mayoría de los productos de higiene para fijar fragancias y mantener el color.

Además de los ftalatos, estos son algunos de los contaminantes hormonales que se pueden encontrar en cualquier producto cosmético no saludable.

Parabenos: Han sido relacionados con el cáncer de mama aunque la industria los utiliza ampliamente para conservar los champús, geles y cremas corporales. Son fáciles de identificar en los ingredientes buscando la terminación “parabeno”, por ejemplo metilparabeno, etilparabeno, propilparabeno y butilparaben.

Triclosan: Utilizado para impedir el crecimiento de bacterias en jabones y en algunos desodorantes y dentífricos.

Aluminio: El clorhidrato y el cloruro de aluminio son contaminantes hormonales utilizados en desodorantes antitranspirantes, barras de labios y algunas pastas de dientes. Existe evidencia científica que los relaciona con el cáncer de mama.

Consejos para reducir la exposición a estos contaminantes hormonales

Lo más sencillo es comprar productos de origen natural, ya que la mayoría de estos contaminantes son sustancias sintéticas derivadas del petróleo. Cada vez existen más marcas que garantizan el origen natural de sus ingredientes y la ausencia de ftalatos, parabenos y otros contaminantes. Además, no son más caras que otras marcas con estas sustancias.

www.eboke.es